El mal llamado lince del desierto – El caracal

El caracal es un felino de tamaño medio que muchas veces es mal llamado ‘lince africano’ o ‘lince del desierto’. Esto es erróneo, ya que no pertenece al género Lynx ni tiene parentesco cercano con los linces. De hecho, guarda más relación con el serval, con el que muchas veces es cruzado estando en cautiverio.

El mal llamado lince del desierto - El caracal
El mal llamado lince del desierto – El caracal

 

Características del caracal

La característica más notoria de este imponente felino es, sin duda alguna, sus orejas. Estas poseen, similar a los linces, penachos de pelo color negro. Es por ello que se les llama ‘linces’ cuando en realidad no lo son.

Esta característica le permite al caracal tener un mejor sentido de audición. De hecho, el nombre de caracal hace referencia a sus orejas, pues proviene de la palabra turca ‘karakulak’. Dicha palabra significa ‘orejas negras’.

Además de esto, el caracal posee un gran sentido de la vista. Su pelaje es corto y puede ser de un tono naranja o rojizo. Asimismo, el pelo del caracal carece de motas, rayas o manchas, por lo tanto, el color es uniforme. No obstante, tanto su vientre, como cuello, boca y alrededor de su boca es de color blanco.

En cuanto al tamaño, estos felinos pueden llegar a medir entre 60 centímetros y casi un metro de largo sin contar la cola. Esta, por su parte, no alcanza ni los 30 centímetros. La complexión del caracal es robusta, y el peso promedio está entre los 10 y 15 kilos. Sin embargo, hay ejemplares que alcanzan los 20 kilogramos.

Alimentación y comportamiento

Como la mayoría de los felinos, el caracal también basa su alimentación en carne de otros animales. Sus presas favoritas son sin dudar las aves, llegando incluso a cazar águilas. Debido a su capacidad para trepar y dar grandes saltos, puede capturar aves desde sus nidos o cuando estas emprenden vuelo.

Además de comer aves, el caracal también se alimenta de roedores, liebres, crías de antílopes, y otros mamíferos pequeños. Son felinos solitarios, y por lo general, se mantienen más activos por la noche. Durante el día, se mantienen escondidos entre rocas para descansar tranquilamente.

Aunque no lo parezca, este animal es fácilmente domesticable. De hecho, tanto los indios, como los egipcios y los persas mantenían domesticado al caracal para aprovechar sus destrezas. Este les ayudaba a cazar, pues posee una gran agilidad.

Distribución del caracal

El caracal se encuentra distribuido en gran parte de África, en especial en las zonas semidesérticas y las sabanas. Asimismo, se encuentran al oeste de Asia y al noroeste de la India. Por lo general, evitan las selvas o zonas boscosas. Es por ello que en el centro de África y al oeste, no se hallan ejemplares de caracal.

Así que, la próxima vez que escuches hablar sobre el ‘lince africano’ o ‘lince del desierto’, ten en cuenta que se trata del caracal, y no de un lince. Este animal puede llegar a vivir en promedio unos 15 años, aunque hay algunos ejemplares que alcanzan hasta los 19 años en cautiverio.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *